943 290 623

Página 2 de 34

Cómo cuidar la barba

La barba está de moda y cada vez sois más los que queréis lucir una barba larga y poblada. No es un trabajo fácil, aunque con una buena rutina y con productos de calidad, conseguirás que la tuya sea una barba sana y brillante. En el canal elivelimen en youtube hemos publicado una serie de vídeos para enseñarte cómo cuidar la barba. ¡Apunta estos trucos!

Cómo cuidar la barba: el afeitado

Uno de los principales problemas que nos encontramos en nuestra barbería en Donostia es que algunos clientes que quieren dejarse crecer la barba se afeitan la parte inferior -en la zona del cuello- muy arriba. Esto provoca que, cuando quieren que la barba crezca frondosa, esta apenas tiene anchura y el resultado es una barba muy estrecha.

Si lo que quieres es una larga barba poblada es muy importante que, al afeitarte, lo hagas hasta la nuez o hasta un dedo por encima de la nuez, aproximadamente, para poder darle forma a la capa inferior cuando tu barba vaya creciendo.

Cómo cuidar la barba: la cera

La cera ayuda a nutrir y proteger nuestro pelo. Pero hay que aplicarla correctamente. Cuando vayas a usarla, recoge un poco de producto con la uña y, con la ayuda de un secador, apórtale calor para poder repartir la cera en tus dedos.

Después, aplícalo directamente sobre el pelo de la barba. En este momento del proceso recurre de nuevo al secador para darle calor tanto al pelo como al producto y permitir así que la cera se funda completamente con el pelo. Y todo este proceso es más importante aún si empleas cera de bigote, que es más compacta que la de barba.

Cómo cuidar la barba: el tónico

Un problema muy recurrente al tener una barba poblada son los picores o la aparición de caspa en tu piel. Para tratar y mejorar el estado de nuestra piel te recomendamos usar tónico para la barba. Lo más importante que debes tener en cuenta es que, al aplicarlo, hay que hacerlo sobre la piel, no sobre el pelo.

Echa unas gotas de tónico en la palma de la mano e impregna la punta de los dedos en el producto para aplicarlo y masajear la base de tu barba, especialmente en las zonas que tienes más secas. Esto es vital para hidratar y calmar tu piel, controlando la descamación y aportando suavidad y brillo al pelo de la barba.

Cómo cuidar la barba: el lavado

De nuevo incidimos en la importancia de trabajar, no sólo la barba, si no también tu piel. Para lavar la barba encontrarás formatos en gel y formatos de jabón de trozo. Elige el que más te guste pero recuerda que, al usarlo, debes hacerlo llegando siempre hasta tu piel. Ten en cuenta que en la zona de la barbilla tenemos mayor densidad de pelo ya que aquí la barba es más poblada y el pelo suele ser más grueso.

Lavar la barba y la piel con productos específicos y aclarar bien después es importantísimo para eliminar suciedad y evitar la caspa y los picores.

Cómo cuidar la barba: cepillar y peinar

Cepillar la barba es fundamental para no tener nudos y poder presumir de un pelo sano. Los cepillos para baba tienen cerdas cortas y con mucha firmeza. Con ellos podrás trabajar la barba desde la raíz para poder soltar el pelo. Cepíllate en todas las direcciones: incluso para arriba. Y no te olvides de la zona del cuello y de la barbilla, ya que es es importante que el pelo esté suelto para evitar los nudos.

Cepillar no es lo mismo que peinar. Los peines para la barba son con púas grandes y separadas para poder penetrar bien en el pelo hasta la raíz. Después de cepillarte para soltar bien el pelo, usarás el peine para colocar y dirigir los pelos de tu barba como a ti más te guste.

Olvídate de los pelos enquistados tras el afeitado

Seguro que te ha pasado más de una vez: Un par de días después de tu afeitado notas rojeces, granitos o pequeñas erupciones en la piel. Molestan, te los manipulas, duelen… Se trata de pelos enquistados tras el afeitado (o tras la depilación). Hoy te contamos qué son, cómo aparecen, cómo tratarlos y lo mejor de todo: ¡cómo evitar los pelos enquistados! 

Pelos enquistados tras el afeitado

¿Qué son los pelos enquistados?

En ocasiones, el pelo crece en la parte interna de la piel y al no encontrar la salida hacia el exterior, produce una infección o inflamación, que desde fuera percibimos como un grano.

Existe una predisposición genética a ello, pero también hay situaciones que lo favorecen: las zonas de pliegues -como axilas, línea de la barba o ingles- y las pieles grasas. Además, hay que tener en cuenta que la zona del cuello es muy propensa, por la característica que causan los remolinos de la barba, a lo que hay que sumar, en algunos casos, el uso de camisas y corbatas, multiplicando la problemática.

Por último, los métodos de depilación por cera y afeitado también pueden producir la aparición de pelos enquistados en nuestra piel. Por ejemplo, si te afeitas a contrapelo puedes provocar una torsión constante del folículo piloso que hace que se favorezca un crecimiento anómalo del pelo, por lo que acabará enquistándose.

Si es tu caso, lo más importante que debes tener en cuenta es que no debes manipular el grano. Lo ideal es que te apliques antisépticos y una crema antibiótica. Si el problema persiste o se produce de forma repetida debes considerar la opción de la depilación láser, ya que en unas pocas sesiones de tratamiento verás mejorado el problema

Consulta nuestro servicio de depilación láser para el hombre en Donostia San Sebastián.

Depilación láser masculina en Donostia San Sebastián

¿Cómo prevenir los pelos enquistados?

Ahora bien, si lo que quieres es prevenir la aparición de pelos enquistados tras el afeitado, traemos varios consejos: 

  • Limpieza. Una buena rutina de cuidado facial es vital: lavarte la cara con jabón o gel ayudará a limpiar el poro para que no se esucie o infecte.
  • Exfoliación. Es muy importante que exfolies tu piel con cierta frecuencia, lo que ayudará a eliminar las capas más superficiales de la piel y ayudará a la eliminación de los granitos que forman los pelos enquistados.
  • Afeitado. Prepara bien tu barba y tu piel antes de iniciar tu afeitado clásico. Recuerda rasurarte siempre en la misma dirección en la que crece el pelo. También conviene evitar un afeitado muy apurado con múltiples pasadas. 
  • Hidratación. La hidratación de la piel es siempre importante para mantenerla sana. En este caso, además, servirá para evitar la descamación que puede taponar el folículo piloso. 

Página 2 de 34