943 290 623

Una boda «made in» Gipuzkoa

En ocasiones las oportunidades se presentan de repente, con una simple llamada de teléfono. Así es como pude formar parte de este proyecto que vio la luz hace escasos días, gracias a la llamada de Joana, de Joana GarHer, quien me contó todo lo que había sobre la mesa para ir ensamblando todas las piezas.

Una boda made in Gipuzkoa, un proyecto donde unificar el talento y el esfuerzo de diferentes sectores que trabajan en torno a una boda para visibilizar nuestro trabajo y animar a esas parejas que están esperando su oportunidad en estos tiempos tan complicados.

Boda made in Gipuzkoa
Una boda llena de glamour

Están siendo tiempos difíciles para casi todos los sectores y para toda la sociedad en general. También para las parejas de novios que quieren casarse y se encuentran frenados con tanta restricción.

Por ello hemos hecho este trabajo entre muchos de los sectores que nos encontramos alrededor de los novios cuando deciden dar el paso.

Boda made in Gipuzkoa
¡Con las manos… en el pelo!

La jornada transcurrió en el precioso Hotel Bidaia, donde cada uno de nosotros nos volcamos en cumplir nuestro cometido al 100%. Yo, como peluquero, pude deleitarme trabajando sobre la espectacular cabellera del novio, Aritz Uztarroz, mientras que en otra habitación se encontraba la novia, Maider Rezabal, con todo su séquito:  Cristina, de hatztabeatz se encargó de dejar una manos estupendas a la novia; Joana se ocupó del recogido y maquillaje e Iraia Oiartzabal del atrevido traje que tuvo que ir ajustando sobre el trabajo que previamente había realizado Naiara de Lencería Komari.

Ojo. ¡No penséis que el novio no tenía su propio séquito! Antes de que yo terminara el peinado del novio ya se encontraba junto a nosotros Julen de Neu Donostia estudiando todas las posibilidades que le ofrecía el novio y también Claudio y Gonzalo de Joyería Casa Munoa que danzaban de una habitación a la otra para dejar el sello con sus perfectas y artesanales joyas.  

Pero como podéis imaginar esto no es todo el trabajo que hay tras una boda… Y nuestra sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos el enorme trabajo del resto de compañeros: la decoración floral de la mano de Naiara El Taller de Los Detalles que sacó chispas al lugar; Eli, de Mesa Presidencial, que se encargó de controlar hasta el último detalle de la presentación de la mesa y los rincones del hotel y, por supuesto, no podía faltar la tarta nupcial rodeada de suculentos dulces de lo que se encargó Silvia de Pienso en dulce.

Y digo yo…. ¡de qué sirve todo esto si no podemos plasmarlo de forma visual! Pues de ello se encargaron el fotógrafo Gorka de la Granja y el videógrafo Aitor Apezteguia. Benditos sean estos dos compañeros, ¡pedazo día de curro se pegaron! Más luego editar todo el material, tienen el cielo ganado…

No quería acabar este post sin dar las gracias al Diario Vasco y a Gipuzkoa de moda por su apoyo y por haberse hecho eco de este bonito proyecto: podéis ver el reportaje aquí.

Os dejamos algunas de las imágenes de este bonito proyecto, que sirve para visibilizar a todos los sectores que entran «en danza» con un boda. También podéis disfrutar del vídeo en nuestro canal de Facebook. No son tiempos fáciles, pero juntos somos más fuertes. ¡Ánimo, compañeros!

Anterior

Los Mechones Solidarios de nuestra peluquería

Siguiente

Reflexología podal en eliveli men

6 Comentarios

  1. ¡Fue un verdadero placer!
    Formamos un equipo excepcional y todos aunamos esfuerzo e ilusión por sacar adelante un más que precioso proyecto.
    Thanks!!!!

  2. Que post tan bonito! y que bien refleja el trabajo en equipo que llevamos a cabo aquel día! Me queda un recuerdo estupendo de esta experiencia. Muchas gracias por plasmarlo tan bien!un abrazo!

  3. Naiara

    Un post precioso que define muy bien la pasión con la que cada uno de nosotros hacemos realidad los sueños de otros.
    Gracias por reflejarlo con tanto cariño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code